Introducción al autocontrol emocional

¿Qué es? y ¿Cómo funciona?


Queridos lectores,


¿Alguna vez habéis sentido como si vuestras emociones os sobrepasaran? Conversaciones inofensivas que de repente se convierten en discusiones subidas de tono, la presión por entregar un trabajo que os lleva al borde de tener un taque de pánico, o capaz ese encuentro incomodo con el vecino chismoso de turno que decidió hablaros una mala mañana y ... bueno... no recibió un buenos dias precisamente.


En ocasiones como estas, nuestras emociones pueden llegar a intensificarse tanto que controlan por completo nuestro comportamiento y nos hacen decir o hacer cosas muy diferentes a las que diríamos o haríamos si estuviésemos relajados y tranquilos. Si esto os ha ocurrido más de una vez, os invito a que leáis este articulo hasta el final, ya que en él os explicaré qué es el autocontrol emocional y cómo funciona.


¿Qué es el autocontrol emocional?


El autocontrol emocional es la habilidad que nos permite gestionar nuestras emociones de manera adecuada y evita que sean éstas las que nos controlen a nosotros. Esta habilidad no se utiliza solo para controlar emociones negativas, sino también las emociones positivas, ya que si éstas son expresadas en circunstancias poco apropiadas ej. un funeral, un examen, etc., también podrían resultar un tanto problemáticas.


¿Cómo funciona?


Aunque las emociones son de naturaleza innata, como regularlas y manejarlas requiere de un aprendizaje previo y mucha, mucha practica. El autocontrol emocional es una habilidad que ha de desarrollarse y fortalecerse. Para conseguir esto es importante:


1. Conocer nuestras emociones. No podremos controlar lo que no conocemos. Por lo tanto, el primer paso para gestionar nuestras emociones y sus expresiones es conocerlas bien. Se han identificado 5 emociones básicas: ALEGRIA, IRA, TRISTEZA, MIEDO y ASCO. Las conoces? Seguro que si, estas emociones son fáciles de reconocer. Dependiendo de la cultura, unas personas las sentirán de una manera u otra, asociándolas a distintos estímulos, pero lo que sí esta comprobado es que son UNIVERSALES, es decir, todos y cada uno de nosotros las hemos sentido o sentiremos a lo largo de nuestras vidas. En efecto, sus combinaciones ej. alegría + tristeza= melancolía, conforman todo lo que los seres humanos podemos sentir y expresar.


2. Identificar emociones clave. Una vez conocemos las emociones básicas, tenemos que aprender a identificarlas para luego poder manejarlas. Asociar sensaciones o reacciones fisiológicas a cada emoción nos ayudará a identificarlas. Por ejemplo, cuando estamos en una situación estresante, es común que nuestro corazón empiece a palpitar más deprisa, nuestra temperatura corporal se incremente, empecemos a sudar, etc. estas reacciones suelen indicar que el MIEDO está presente. Para aprender a identificar tus propias emociones, la próxima vez que sientas que tu cuerpo esta reaccionando, pregúntate: '¿Qué estoy sintiendo? ¿Qué emociones pueden estar detrás de todo esto?'


3. Manejar nuestra emociones. Para lograr gestionar nuestras emociones, es importante que:


- Averigüemos que estímulos o situaciones provocan las emociones que queremos controlar. Para esto es importante considerar: ¿Por qué estallamos en ciertas situaciones pero no en otras? ¿Qué ocurre justo antes? ¿Qué pensamiento se nos pasa por la cabeza? como resultado, ¿Cómo reacciona nuestro cuerpo?


- Evitemos los estímulos activadores* Una vez identifiquemos que nos activa, podremos prevenir ciertas reacciones emocionales inestables al evitar exponernos ante esos estímulos.

*Nota: este paso sólo aplica cuando tomar esta decisión no nos impide seguir con nuestras actividades diarias ej. estimulo activador que se podría y debería evitar: serpientes venenosas


Pero… lo mas probable es que no seamos capaces de prevenir todo lo que nos activa emocionalmente ej. exámenes, presentaciones, discusiones, nuestras parejas e hijos (a veces) etc. con lo cual es importante que:


- Aprendamos a identificar y cambiar nuestros pensamientos irracionales acerca de estos estímulos y situaciones.


Ellis y Beck, dos grandes exponentes de la terapia cognitiva, postularon que el sistema de creencias (que cada uno de nosotros posee y que refleja los pensamientos y opiniones acerca de nosotros mismos, nuestro mundo y las personas a nuestro alrededor), es el principal mediador de nuestras reacciones emocionales. El modelo ABC de Ellis, resulta muy útil para comprender esta idea ya que defiende que :


Ciertos acontecimientos (A) → activan nuestros sistemas de creencias (B)

=

causan que ciertas emociones sean expresadas (C).


Con lo cual, ante los mismos acontecimientos ej. un examen; una persona con un adecuado sistema de creencias pensaría: ‘estudié y soy capaz de aprobar este examen’ y experimentaría emociones positivas . Mientras que otra persona, con un sistema de creencias no adecuado o irracional, pensaría: ‘soy tonto, no soy capaz de aprobar ningún examen’ y experimentaría emociones negativas.

Mismos As, activan diferentes Bs y producen diferentes Cs.

Considerando la propuesta de Ellis, si identificamos esas creencias o pensamientos irracionales y trabajamos activamente para cambiárlos por otros más reales y adaptativos, podremos llegar a controlar nuestras emociones.


 

Para finalizar quería compartirles que aunque no seamos capaces de controlar lo que nos ocurre, si podemos decidir como lo percibimos y, consecuentemente, como reaccionamos ante ello.



Donde hay intención hay fuerza


Recuérdenlo




Un saludo,


Ninibeth Leal Perez

& El equipo de Home Schooling S.O.S


P.S. Si os interesa este tema y quisierais aprender técnicas especificas para manejar vuestras reacciones emocionales, dadle un 'me gusta' a este articulo y compartid vuestro interés en los comentarios ;)